Carta al inversor Febrero 2020

Comentario de mercado

                En febrero, el coronavirus reemplazó la guerra comercial como principal evento que mueve los mercados. Esto ha sido debido a los efectos en el corto plazo que tendrá en la economía china y en el crecimiento global. Por lo tanto, ha hecho que los bonos de gobierno hayan subido, no solamente porque se tratan de activos refugio, sino porque también se espera que los bancos centrales bajen tipos el próximo mes para equilibrar los efectos del virus. En un mundo tan global, cuando un país del tamaño de China estornuda, todos los demás se contagian.

                En las primeras semanas de febrero, los buenos resultados empresariales del cuarto trimestre del año pasado eclipsaron los efectos del Corona virus. Sin embargo, tras conocerse la velocidad de propagación del virus fuera de China la renta variable de todo el mundo cayó en picado, con el S&P500 cayendo casi un 15% en 1 semana, la caída más abrupta en la historia.

                La aversión al riesgo también se ha contagiado en las materias primas, con el petróleo cayendo un 13%, que, sumado a la caída de enero, lleva un -27% en lo que va de año. Esto provoca que haya una ola deflacionaria, dándole más pie a los bancos centrales a seguir con una política monetaria de inyección de liquidez.

                El coronavirus representa un shock grandísimo a China. Para reducir expansión del virus, el gobierno chino ha tomado medidas drásticas que afectarán enormemente a la actividad económica china. Se ha restringido la producción y los desplazamientos, además de este tipo de imposiciones, la misma población prefiere no salir de sus hogares por el miedo al contagio. Esto ha sido reflejado en el consumo del carbón que ha estado parado durante todo el mes de febrero.

                La economía de Japón ha caído más de lo esperado tras la subida del IVA que hubo en octubre del 2019. Japón es un país bastante complicado, ya que su gobierno no es muy estable (como el italiano) y además, tiene políticas contradictorias. En cuanto a política fiscal, es contractivo, como hemos visto con la subida del IVA y en cuanto a política monetaria es expansiva. Por otro lado, se está barajando la posibilidad de cancelar los juegos olímpicos del 2020 por el coronavirus. Una gran pérdida de recursos si no se celebra, para que nos hagamos una idea, China gasto $40B en sus juegos del 2008.

                EE. UU. va como un tren, con los datos de empleo y beneficios empresariales todos subiendo por encima de lo esperado. Por otro lado, la EU sigue estancado, en rumbo a la japonización, con los datos del PMI y de crecimiento tímidamente subiendo. Además, marzo va en camino de ser el mes del coronavirus en Europa, con todos los grandes países de la EU infectados y subiendo a una velocidad vertiginosa. En el Reino Unido el sentimiento económico sigue mejorando y los datos de empleado también están al alza. A ver si Boris Johnson va a acabar teniendo razón de que Europa es un lastre.

Kunie Quant es un fondo cuantitativo de retorno absoluto con una volatilidad anualizada objetivo del 10% y sin un índice de referencia. Durante el mes de febrero la rentabilidad ha sido del +0.83% con una volatilidad anualizada del 4.42%.  

Kunie Quant se divide en 3 programas en función de su plazo de inversión, lo que aumenta la diversificación eficiente de la cartera dado que la correlación entre programas es cero. En el siguiente gráfico podemos ver la evolución en febrero de los 3 programas, este mes es una buena muestra de lo que implica la diversificación eficiente. Se ve en el gráfico como el programa de medio plazo ha cubierto la caída del programa de largo plazo haciendo que los niveles de volatilidad se mantengan constantes teniendo un mes con rentabilidad positiva donde los modelos generadores de Alpha han tenido unos excelentes resultados.

Gráfico 3: Evolución rentabilidad por programa en febrero.

Durante el mes de febrero vemos en el gráfico 4 como se han comportado los activos de los programas más dinámicos de corto y medio plazo.  Al igual que en enero las estrategias de corto y medio plazo han tenido un comportamiento ejemplar con prácticamente todos los activos sumando rentabilidad en un mes tan complicado como ha sido febrero para los mercados financieros.

Gráfico 4:  Contribución al resultado por activo programas de corto y medio plazo en el mes de febrero.

Por último, en el gráfico 5 vemos el comportamiento de las diferentes familias de activos durante febrero. Aquí podemos ver la importancia que tiene la descorrelación y como prácticamente todo lo que se ha perdido en renta variable se ha ganado con la renta fija, disminuyendo la volatilidad de los resultados.

En conclusión, un mes muy complicado donde hemos podido sumar rentabilidad con la volatilidad controlada en los niveles objetivo a pesar de las fuertes correcciones de la renta variable. Este mes el programa de medio plazo ha sido vital para la rentabilidad positiva final. El posicionamiento defensivo en el que se encuentra desde inicio ha dado unos resultados excelentes con una correlación nula con el programa de largo plazo lo que ha permitido neutralizar las pérdidas. En el siguiente gráfico podemos ver el comportamiento que está teniendo Kunié Quant en lo que llevamos de año frente al SP500 que es el índice de referencia de la renta variable, y que en febrero ha tenido una volatilidad anualizada del 25%. Ya en otros meses complicados como diciembre de 2018, y mayo y agosto de 2019 demostramos que podemos sumar rentabilidades mientras el mercado de renta variable cae sin utilizar ni un corto y con la volatilidad estabilizada en nuestros niveles objetivo. Esto refuerza nuestra tesis de la importancia de tener un suplemento como Kunié Quant, fondo de retorno absoluto, en una cartera tradicional dado que va a mejorar el ratio rentabilidad/riesgo que es lo que todo inversor debería intentar maximizar. Esperamos poder seguir aportando valor a nuestros inversores con el trabajo y mejora constante.

El mes de febrero la rentabilidad de Anattea FI Kutema ha sido del +1.56%, con una volatilidad anualizada del 3.56%, dentro del límite del 5% de volatilidad que el fondo tiene como objetivo.

En el gráfico 2 se muestra la rentabilidad por activo en el mes de febrero de los activos que componen la cartera. Este mes la rentabilidad ha venido de la parte de la renta fija que se ha beneficiado de la crisis provocada por el miedo a los efectos del coronavirus en la economía mundial.

Gráfico 2: Rentabilidad por activo KUTEMA febrero de 2020.

En el gráfico 3 podemos ver la composición de la cartera a día 29 de febrero y en el gráfico 4 la rentabilidad por clase de activo.

Gráfico 3: Composición cartera KUTEMA febrero de 2020.

El mes de febrero la rentabilidad de Anattea FI MAYAK ha sido del -0.28% y una volatilidad anualizada del 6.50% dentro del límite del 10% de volatilidad que el fondo tiene como objetivo.

En el gráfico 2 podemos ver la rentabilidad en el mes de febrero de los activos que componen la cartera. Este mes destaca de nuevo un mes más en la parte positiva la renta fija gubernamental de largo plazo frente a las materias primas y la renta variable que han sufrido una fuerte caída en la última semana del mes por el azote del coronavirus.

Gráfico 2: Rentabilidad por activo MAYAK febrero de 2020.

En el gráfico 3 podemos ver la composición de la cartera a día 29 de febrero por categoría y por región.

Gráfico 3: Composición cartera MAYAK febrero de 2020 por categoría y por región.

No hemos podido acabar el mes en positivo por poco. La última semana las turbulencias en los mercados hicieron que perdiéramos lo acumulado en febrero. La renta fija minimizó las pérdidas que ha sufrido la renta variable, mientras que el oro y las materias primas han quedado en terreno de nadie. En meses como este donde se ven situaciones de pánico en los mercados es donde mejor se aprecia la importancia de tener una cartera bien diversificada que disminuya la volatilidad al compensarse unos activos con otros. Seguimos estando en positivo en el año y perder un 0.28% en un mes como este donde el SP500 ha tenido una volatilidad anualizada del 25% y se ha dejado un -8.4% es sin duda éxito.

                Recordamos que la cartera está equiponderada por riesgo para evitar que en meses como este que hemos vivido una clase de activos tenga demasiado peso sobre los resultados y penalice al fondo. Esperamos poder seguir aportando valor en situaciones complicadas de mercado.

Pablo González y Javier Chen– Fund Managers de ANATTEA Gestión SGIIC