NeuroTrading, la neurociencia se asoma al cerebro del Trader

En Territorio Trading siempre hemos estado pendientes de los nuevos avances en todo lo que se refiere al conocimiento y cuidado de la mente del Trader y celebramos cualquier iniciativa que se proponga divulgar, reflexionar o dar a conocer los actuales estudios que puedan aportar algo de luz sobre estos temas. En este sentido nos parecen muy interesantes los aportes que hace la NeuroCiencia y, dentro de ella, la NeuroEconomía, base de lo que se ha dado llamar “NeuroTrading”.

Nace pues esta disciplina que pretende explicarnos las variables que, según la NeuroCiencia, intervienen en el proceso de toma de decisiones dentro de la actividad del Trading.¿ Bienvenida sea cualquier investigación orientada a que entendamos un poco más los mecanismos que nos llevan a, sistemáticamente, saltarnos nuestra propias estrategias, no operar de acuerdo con el propio método, sobre operar, etc… y conocer esos “demonios internos” que nos pueden boicotear de forma fatal nuestra operativa!. Si queremos ser Traders a largo plazo, es importante conocernos, aceptarnos y trabajar en consecuencia, buscando fórmulas de trabajo que se adecúen a nuestra personalidad y no a la inversa.

¿Sómos realmente libres a la hora de tomar decisiones?

Hay, según expone Jesús Blanco, seis hechos relevantes sobre los que, inevitablemente, basamos nuestras premisas de actuación y que enumeramos y comentamos a continuación:

  1. Nuestras emociones orientan nuestras decisiones

Es decir, que cuando piensas que eres objetivo, a la hora de tomar una decisión, probablemente no lo eres.

El ejemplo más claro es el de aquel trader que se “enfada” con el mercado y le intenta, literalmente “demostrar quién es”, como si sirviese para algo sacar a relucir la testosterona…

  1. La aversión a la perdida influencia en mayor medida nuestra elección que nuestra orientación a las ganancias…

¡Por eso nos agarramos a las pérdidas y no dejamos correr las ganancias! Es muy común la actitud de muchos inversores, ya no Traders, que opinan que mientras no venden no pierden…. Aunque sus posiciones lleguen a valer una cuarta parte de su valor de adquisición…. Estos son inversores que “siempre ganan”… hasta que un día la farsa se viene, literalmente, abajo.

En este grupo también se encuentran los que “ganan poquito a poquito” y no dejan correr el precio ni la mitad de lo que le hubiesen consentido en una situación de pérdida.

Sobran los ejemplos…

  1. Falta de perspectiva: visión fragmentada antes que del todo

Nos quedamos en la operación en curso, olvidando lo que representa esa operación dentro de un marco global de negocio.

Nos quedamos con “el mercado está fatal” como excusa para no ganar y mirando, por supuesto, sólo nuestro gráfico, justificando nuestra pérdida como generalizada, aunque otros ganen a espuertas con lo que nosotros perdemos…

Lo importante, en ese sentido, no es ganar, sino tener razón, y la razón pasa por ponernos en el centro del universo. Nuestra estrategia no tiene Drawdown ni debilidades, es el mercado que no hace lo que tiene, a nuestro gusto, que hacer…

  1. Percibimos lo que esperamos antes que lo que realmente está sucediendo,

Lo que hace que nos pongamos eufóricos antes aún de ganar o muy angustiados pensando hasta cuanto puede estar perdiendo nuestra posición.

Esta situación nos paraliza y nos resta perspectiva, puesto que sentimos lo que puede pasar con mayor intensidad aún que si hubiera pasado.

Así, si ya hemos sentido la euforia del éxito antes de cerrar una posición y dicha posición se da la vuelta, nos quedamos enganchados a lo que hemos “perdido” que, en realidad, nunca ganamos.

Por otra parte, si después de un recorrido negativo del precio hemos llegado a aguantar hasta límites que han rozado el infarto, aun antes de perder el dinero, la sensación de miedo grabada es tan grande que aun cuando la operación pueda volverse francamente a nuestro favor, sólo vamos a ser capaces de actuar para “recuperar” lo que “habíamos perdido”, no pensar que esta es una oportunidad distinta que puede sernos mucho más favorable.

  1. El contexto impacta en mayor medida nuestra elección.

Si todos venden, a lo mejor mi estrategia, que dice que hay que comprar, está equivocada……Si todos compran, aunque no sepa porqué, será que es bueno…

Este es el germen de las burbujas financieras…

En ese sentido quizás lo mejor sea no ver las noticias antes de hacer trading… A no ser que quieras precisamente eso: tradear los excesos que se producen, precisamente, provocados por las noticias y por el comportamiento de la masa.

  1. El hábito y la costumbre sesgan nuestras decisiones.

Estoy más que acostumbrado a hacer las cosas mal, luego sigo haciéndolas…

A este respecto siempre insistiremos en lo importante que es adquirir rutinas saludables para tu día a día de trading, rutinas que te lleven a la calma, el análisis y la concentración necesarios para adquirir consistencia a largo plazo.

Escrito por: Teresa Romero
Presidenta de ANATTEA Gestión.