Oryzon Genomics: de la universidad al NASDAQ pasando por el Mercado Continuo

Las noticias sobre OPV siempre llaman la atención en el circuito bolsista, pero hay compañías que despiertan expectación no solo por su valor, sino también por su naturaleza.

La salida a cotización en el Mercado Continuo de Oryzon Genomics es uno de esos casos; una biotecnológica española, afincada en Cornellá de Llobregat (Barcelona) y nacida de profesionales de la investigación en el ámbito universitario.

La compañía fue constituida en el año 2000 por Tamara Maes y Carlos Buesa, dos profesores universitarios que decidieron emprender su propia aventura empresarial, solicitando una excedencia que les permitiera centrar sus esfuerzos en desarrollar un modelo empresarial de diagnóstico genómico. Durante años vivió de la venta de servicios y de los aportes de los fondos de capital riesgo. Estaba a punto de sucumbir y quedarse sin financiación hasta que en el año 2014 despertó el interés de Roche sobre dos de las 19 patentes desarrolladas sobre la denominada molécula 1001, orientadas a tratar la leucemia mieloide aguda. 

Ha patentado una nueva molécula para tratar enfermedades neurodegenerativas que ya ha pasado la fase experimental de prueba con ratones; se prevé que esté en fase clínica con humanos a comienzos de 2016

Para entender la expectación que despierta esta OPV, hay que tener en cuenta que hay tan sólo tres empresas en todo el mundo que buscan moléculas revolucionarias aplicando la epigenética para combatir enfermedades tan graves como el cáncer y el alzheimer.

Dos de ellas son dos biotecnológicas de Boston: Epizyme, y Constellations Pharmaceuticals. La tercera, la española Oryzon, es en este momento la más avanzada en el área de enfermedades neurodegenerativas. Se prepara para  buscar financiación en Bolsa para seguir con sus investigaciones ya en una fase muy avanzada.

Oryzon Genomics licencia ahora una nueva molécula, la 2001, que puede tratar enfermedades neurodegenerativas y que ya ha pasado la fase experimental de prueba con ratones. Se prevé que esté en fase clínica con humanos a comienzos de 2016.

Los resultados sobre ratones que se presentan para combatir el alzheimer son realmente muy buenos y, según explica Buesa, “es capaz de detener por completo el deterioro cognitivo que presentan estos animales”.

Roche financiará la fase I de los ensayos clínicos en humanos bajo la supervisión del equipo de investigadores de Oryzon Genomics, pero es necesaria financiación a gran escala. Por eso la compañía planea salir a Bolsa antes de Navidad, con una valoración de 96,5 millones y un precio por acción de 3,39 euros, al mismo precio al que realizó su última ampliación de capital de 16,5 millones.

Pero no se quedará ahí. Seguramente, cuando consiga todo el “pulmón financiero” que necesita, su siguiente paso será salir a cotizar al Nasdaq a medio plazo, lo que le supondría llegar a alcanzar una cotización aproximada de unos 1.000 millones de dólares (908 millones de euros).

Escrito por: Teresa Romero
Presidenta de ANATTEA Gestión.